Derecho de los padres a decidir

opiniones ajenas

Crecemos creyendo que cuando seamos adultos seremos libres para tomar nuestras propias decisiones. Llega la adultez y resulta que no es tan fácil. Nuestras decisiones dependen de un sinfín de circunstancias y sobretodo de un sinfín de posibles opiniones de los demás.

La forma de criar “tradicional” donde el niño está obligado a ser independiente desde la cuna no hace más que convertirlo en una persona dependiente.

La mayoría de nosotros hoy en día dudamos en tomar las decisiones más básicas. Necesitamos a que alguien nos apoye o nos aconseje para así sentirnos mejor. Necesitamos que alguien valide nuestras decisiones.

Ahora los padres somo nosotros

Cuando te estrenas como madre/padre la inseguridad que te invade es inmensa. Mucha responsabilidad, muchos nervios, todo es nuevo.

Las decisiones sobre tu hijo las tienes que tomar tú en función de lo que tú creas conveniente. No deberías hacer algo que no te convence solamente por el miedo a enfrentarte a la opinión ajena.  

Sobretodo cuando se trata de tu propia familia. Es mas que común que los abuelos piensen que saben más de como tienes que criar a tu propio hijo que tú, simplemente por el hecho de haber criado a x niños.

Los comentarios de este tipo: ” He criado a 2/3/4 niños y sé mejor que tú”, “Soy mayor que tu y tengo más experiencia”, pueden cansar a cualquier padre/madre.

Si nos paramos a pensar un rato nos damos cuenta de que los años no otorgan la sabiduría, ni la verdad absoluta. La razón hay que ganarla, no se otorga por si sola al cumplir años.  La experiencia se gana con el tiempo. Pero recordad que la experiencia no es universal, es personal, no sirve para todos. 

Recuerda que Nadie sabe más que tú sobre tu hijo. Nadie. La experiencia ajena es eso SU experiencia que te puede servir o no. Cada niño es un mundo, las circunstancias de cada familia también.

Si tú consideras que tú hijo no debería comer chuches con un año, por mucho que se empeñen en  dárselo los abuelos/tios/vecinos, tendrás que decir que no. Y si esto crease algún tipo de discusión habrá que hablarlo. Las decisiones las toman los padres y los demás tendrán que aceptarlas. Las decisiones se toman según muchos criterios y el de agradar a alguien no debería ser uno de ellos.

Tener opinion propia no es malo, es necesario

Me entristece mucho cuando veo a las mamás recientes que no tienen ni voz ni voto sobre sus propios hijos. Se sienten obligadas a seguir las directrices de su madre/suegra/vecina/pediatra… Rebelarse se ve como algo muy grave, como una falta de respeto o algo parecido. Nos hemos criado según  los valores “tradicionales” como obedecer sin rechistar, complacer, no molestar, no cuestionar.

Decir a tus padres que no compartes Su modo de criar no significa que no les quieres, o que no confías en ellos. Significa que eres adulto que es capaz de tomar sus propias decisiones y has decidido que tú forma de criar es esta.

Es sorprendente que algunos pueden dejar que no compartas su visión política, su afición por el Madrid/Barça, pero como digas que no le pienses dar biberón/chupete/papilla etc. a tu hijo se lo toman como ofensa personal.

Las familias sólidas deberían poder aguantar los diferentes puntos de vista de sus miembros. 

La maternidad/paternidad no es el momento ideal para poner los puntos sobre las ies. Pero a veces es el único momento, ya que si no es ahora no es nunca. Aparte no solamente está en juego tu opinión, sino también la de tu hijo y eres el único responsable de él ( hasta los 18 años , por lo menos).

Las opiniones de los pediatras

Otro tema que me sigue sorprendiendo es que a día de hoy todo lo que diga el pediatra/enfermera del hospital o centro de salud acerca de la crianza (¡ojo! No cuestiones de salud) vaya a misa.  Muchos profesionales siguen con “instrucciones” de hace 30 años y te dan la típica hoja impresa de como tienes que introducir los solidos, o como tienes que dar la teta cada 10-20 minutos. Llegue a ver entre las recomendaciones introducir cierto producto lácteo de una marca famosa a partir de los 4 meses, a pesar de lo que dice la OMS y el sentido común.

Doy gracias a Dios de contar con una pediatra muy respetuosa que Nunca me dijo Nada acerca de la crianza, ni alimentación, ni me dio consejos para “dormir” al bebé. Como un profesional se dedica a los temas de la  salud y nada mas.

Así que a pesar de que creamos que los médicos lo saben Todo, recordad que el tema de la crianza no les compete. Sino buscad en Google lo que dicen los propios pediatras (como Carlos González, por ejemplo) acerca del tema.

Cuando tengáis dudas acerca de cualquier tema buscad información contrastada, justificada y con las evidencias científicas del día de HOY.  Las cosas han cambiado y mucho en torno a la crianza últimamente. Así que la excusa que nos ponen siempre de ” a mi (a ti/tu padre/tu abuela, etc.)  me criaron así y  no pasa nada” ya no vale.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *