Lo que tienes que saber sobre el colecho.

colecho

La palabra colecho viene del inglés “co-sleeping” que significa dormir en la misma habitación con tu bebé (no necesariamente compartiendo la misma cama).

Lo que hay que tener en cuenta:

Según el Comité de Lactancia Materna de la AEP y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP la forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de los padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante en más del 50%.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas

Más información en la web de Asociación Española de Pediatría aquí.

Los beneficios del colecho.

Los beneficios son múltiples:

  1. Los bebés se sienten más seguros al lado de sus padres. Se calman antes, lloran menos.
  2. El colecho favorece la lactancia materna. Si el bebé duerme pegado a su madre realiza más tomas nocturnas. Más tomas = más producción de leche.
  3. El descanso de los padres es mayor. No es necesario levantarse por la noche e ir a otra habitación. Los bebés pequeños suelen despertarse varias veces por la noche. Si nos ahorramos estos “viajes nocturnos” mucho mejor.
  4. A pesar de la creencia popular de lo perjudicial de compartir cama con un niño, es todo lo contrario. Los niños durmiendo con los padres adquieren seguridad y confianza necesaria para dormir solos en el futuro. No dormirán en la cama de sus padres con 15 años. Tampoco tendrán ningún trastorno psicológico.

No hay una solución mágica.

Con la llegada del bebé cada familia tiene que organizarse de la mejor manera para que todos puedan descansar por la noche. Hay familias que optan por tener al bebé en su propia habitación. Otras familias prefieren tener la cuna del bebé cerca de la cama de los padres. Y hay las que prefieren dormir todos en la misma cama.

Lo más importante de la cuestión es que los papás y los bebés estén contentos con esta planificación. Si os funciona y descansáis bien por la noche, estupendo.

Lo que no tiene ningún sentido es cuando el bebé llora desconsolado en su habitación y los padres tienen que levantarse varias veces por la noche, para finalmente acabar trayendo al bebé a su cama.

Tampoco tiene sentido dormir todos en la misma cama si de esta manera nadie descansa.

En este tema no hay blanco y negro. Todo depende de cada familia en particular.

Consejos prácticos:

  1. Optar por una cama grande. Mejor tener una cama de 2mx2m que una de 1,35m. Lo que pasa que al final te quedas acurrucado en un rincón y apenas te llega la sabana para taparte, para que tu bebé duerma atravesado.
  2. Es imprescindible tener un protector de colchón impermeable.
  3. Hasta que el bebé no empiece gatear basta con tener su cuna pegada a la cama sin un barrote, o una mini cuna de colecho.
  4. Una vez que el bebé gatee, si tenéis posibilidad, yo optaría por dejar el colchón en el suelo directamente. Así no hay ningún peligro de que se pueda caer.
  5. Si no es posible, se puede optar por poner las barandillas en cada lado de la cama. Sirven para hacer de tope por si el niño rueda mientras duerme.  Aunque una opción más económica es usar almohadas o cojines para hacer del tope (pero que no pueda sobrepasar rodando).
  6. Pegar la cama a la pared (pero aseguraos de no dejar ningún hueco entre la pared y el colchón para que el bebé no quede atrapado allí).
  7. En mi caso particular no fue posible hacer nada de esto. Optamos por pegar la cuna a la cama sin el lateral. Y dejamos siempre unas almohadas en el lado opuesto de la cama. Para estar más tranquilos, compramos un vigila bebés con cámara que se activa con el mínimo ruido o movimiento. Es una maravilla! Si el bebé se despierta y empieza a moverse en la cama/cuna tenemos tiempo de sobra para llegar a él, antes de que intente bajarse de la cama.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

One thought on “Lo que tienes que saber sobre el colecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *